Primera parada en Chicago, la ciudad de Capone

“Ya estamos en la ciudad de Al Capone”, nos dice Pura. Chicago, primera parada del viaje por la Ruta66 de nuestra pareja de aventureras, las recibió con un sol de justicia. “En el barco nos achicharrábamos”, nos comenta Carol, “pero por la noche nos llovió… Mejor, así nos obligamos a descansar”. Pero son las 6:30 horas y de nuevo el sol reina por doquiera que van. Así es la ciudad de los gangsters.

IMG-20160817-WA0002
IMG-20160817-WA0003

Y es que Chicago es una ciudad que enamora hasta el cansancio. Hablamos de la tercera ciudad en número de habitantes de los Estados Unidos, El primer tesoro que las ha atraído hasta fagocitarlas ha sido el Arts Institute, gobernado por una amalgama de colecciones de naturaleza tan diversa y heterogénea que es imposible no caer rendido a sus pies.

En la entrada del Arts Institute of Chicago

En la entrada del Arts Institute of Chicago

¿Y cómo irse del museo sin pasarse un ratito contemplando la obra ‘fetiche’ de Edward Hopper, o el ‘Guitarrista ciego’ de nuestro Picasso? “Me han tenido que sacar arrastras, no me quería ir”, nos confiesa Pura.

Junto a la obra icono del lugar, 'Nighthawks', de Edward Hopper

Junto a la obra icono del lugar, ‘Nighthawks’, de Edward Hopper

'El guitarrista ciego', del genial pintor español Pablo Ruiz 'Picasso'. Había que verlo.

‘El guitarrista ciego’, del genial pintor español Pablo Ruiz ‘Picasso’. Había que verlo.

La otra maravilla la ciudad la cuida y la mantiene tal y como se la ‘dejó’ la Exposición Universal de 1898: ‘The Loop’, el metro elevado que la cruza y cuyas estructuras metálicas se mantienen íntegramente, habiéndose convertido en parte inseparable del paisaje urbano de Chicago.

Las inconfundibles macroestructuras del metro elevado, The Loop, sobre las calles del centro de Chicago.

Las inconfundibles macroestructuras del metro elevado, The Loop, sobre las calles del centro de Chicago.

Verlo desde la calle o viajar en él es todo un regalo que por supuesto Pura y Carol no van a evitar. Su recorrido, describiendo un auténtico anillo por el centro de la ciudad, explica el porqué de su denominación ‘el circuito’  o ‘el bucle’, en inglés.

Habrá que subir al Loop, ¿no?

Habrá que subir a ‘The Loop’, ¿no?

Su construcción se debió sobre todo a la necesidad de atraer a los visitantes de la Exposición Universal hasta los comercios del centro, ya que dicha Exposición se encontraba a 10 kilómetros.

Itinerario de The Loop, en un panel dentro de uno de sus vagones.

Itinerario de The Loop, en un panel dentro de uno de sus vagones.

La otra hazaña de Chicago es la recuperación de su famoso macro incendio, que habla muy a las claras de cómo se superan en este país las tragedias. No era suficiente recuperar lo existente antes del suceso, sino aprovechar las circunstancias para mejorarla aún más si cabe y de ahí el actual imponente aspecto de la ciudad. “Aquí se hacen las cosas a lo grande”, habría mascullado Bogart entre dientes y cigarro.

Se dice que Chicago fue la ciudad que marcó el origen de los famosos rascacielos, cuyos primeros exponentes se construyeron en su seno. También se dice que el más alto allá por los años 1920 era el Wrigle Building, un edificio diseñado a partir de la Giralda de Sevilla. Un detalle que queda para nuestro anecdotario porque más de un sevillano se ha quedado horas intentando ver el parecido… Y entre tanto rascacielos, Pura y Carol se tropiezan sin quererlo ni saberlo con la más rabiosa actualidad: ¿Les suena el apellido del rótulo que domina el edificio de la siguiente foto?

IMG-20160817-WA0007

Otra sorpresa: “Éstos le hacían los sombreros a Capone”, nos cuenta riendo Pura. De ser así, estamos seguros que sus dueños harían un trabajo óptimo, sin duda. Cualquiera se arriesgaba a recibir la visita de ‘los muchachos’…

Pura no pudo resistir retratarse ante el escaparate con los típicos sombreros.

Pura no pudo resistir retratarse ante el escaparate con los típicos sombreros.

En cuanto a la inevitable referencia a la Mafia y los gangster cabe aclarar que el hecho de haber sido la ciudad de Al Capone, sus muchachos y demás mafiosos no es algo que se lleve a gala en Chicago. Más bien al contrario. Si bien se observa la venta de algunos souvenirs para turistas con alguna referencia a ello, parece que la palabra gangster sea algo tabú, lo cual no deja de constatar otra característica inherente al carácter nacional, si es que lo hay: Los trapos sucios se lavan en casa, no hay que airearlos.

IMG-20160817-WA0009

Volviendo al Chicago Arts Institute, ha querido la casualidad o los hados -quién sabe- que en estos días albergue una exposición temporal cuanto menos interesante: ‘America after the Fall: Painting in the 1930s‘, algo así como la pintura tras la caída (el Crack del 29, se entiende) en la década de los 30.

IMG-20160817-WA0019

La han disfrutado especialmente porque no todos los días se tiene la oportunidad de contemplar in situ de la expresión que el hambre y la recesión deja en un colectivo, el artístico, tan sensible a las turbulencias sociales -y aquella, desde luego no fue leve-. Y porque disfrutar de Hopper, O’Keefe y Wood, máximos exponentes del arte norteamericano de la época, en la corta distancia lo merece. He aquí un hueco para la divulgación, desde una humilde ventanita al saber.

Pero dejemos a nuestras ruteras zambuyéndose en la ‘Ciudad del Viento’ -la denominación que recibe popularmente Chicago- hasta que llegue el momento de enfundarse el cuero y montar en la Harley Davidson que las llevará hasta la Costa Oeste. Para terminar, una vista nocturna de las calles de Chicago. Otro clásico para que los cinéfilos aviven la imaginación y recuerden alguna escena mítica del celuloide yanqui. La única foto que no es de Pura o Carol. Hasta la próxima entrega.

chicago-nocturna

Fotos: Pura Giménez y Carol Belda


Tags assigned to this article:
ChicagoRuta66The Loop

Related Articles

Quinta etapa: De Santa Fé al Desierto Pintado de Arizona

Santa Fé, además de una película de Western protagonizada por el incombustible Randolph Scott, es una ciudad emblemática del estado

Las Vegas. Un oasis dorado en el desierto de Nevada

Encontrar una ciudad como Las Vegas enmedio de la nada, en pleno desierto de Nevada, se percibe en la Ruta66

De Russafa a la Ruta66

Comenzamos hoy una serie de artículos que acompañarán a dos mujeres, Pura y Carol, en su aventura por la ruta

1 comment

Write a comment
  1. María José
    María José 19 Agosto, 2016, 22:07

    Donald Trump os persigue, chicas!
    Ja, ja, ja
    Qué gran viaje y qué envidia!

    Reply this comment

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*