De Russafa a la Ruta66

Comenzamos hoy una serie de artículos que acompañarán a dos mujeres, Pura y Carol, en su aventura por la ruta por carretera más emblemática de los Estados Unidos, país que cruza de costa a costa con un sinfín de atractivos y de amenazas, casi por igual.

ruta66

Y lo hacemos por varias razones. Una, quizás la más importante, viene de la mano de esta pareja del barrio valenciano de Russafa, Pura y Carol. Nos alegraron con la sorpresa de su boda cuando ya habíamos decidido seguirles en su aventura. No sabíamos que la Ruta66 se convertiría en su viaje de novias, pero quizás ni ellas mismas lo sabían a priori. “Es que en Las Vegas no te dan el libro de familia”, comentaba divertida Pura. Vale la pena, y mucho, conocer a estas dos grandes mujeres. No son bandera de nada, ni representan a nada más que a ellas mismas. Quizás esa sea su grandeza. Auténticas, sin pretensiones ni más prejuicios que el lógico poso que el transcurrir vital deja en el carácter de todo ser vivo, pero con una sensibilidad sin límites heredada de su incansable amor a la vida, a la libertad.

IMG-20160811-WA0002

¿Denominación de origen? No son un vino, pero si tuvieran que tener una, sería sin duda el amor por todo lo que se relaciona con un nombre: Harley Davidson. La carretera, la velocidad, y el único sonido patentado -el del motor Harley Davidson- les ha llevado ya no sólo a tener su propia moto de esta mítica firma, sino a vivir una y mil experiencias montadas en ella, moteras en ruta. La verdad es que, conociéndolas, uno repasa a posteriori los últimos acontecimientos que han jalonado su vida y se dice para sus adentros: “Claro, la Ruta66. ¿Qué, si no?”.

Víctor acompañará a Carol y Pura por su aventura en la Ruta66.

Víctor acompañará a Carol y Pura por su aventura en la Ruta66.

Por eso acudieron a Víctor Muntané, que es algo así como el experto de esto de la Ruta66, quien las guiará por ese asfalto indómito -bueno, ahora con la globalización turística, no tanto- de Costa a Costa. ¿Qué es una aventura sin su explorador? No sé a vosotros, pero a mí me recuerda a Cocodrilo Dundee, pero sin sombrero.

Entrenando, preparando el cuerpo, por tierras conocidas. En primer plano, la Harley patria.

Entrenando, preparando el cuerpo, por tierras conocidas. En primer plano, la Harley patria.

Hoy, Pura y Carol, Carol y Pura, ya oficialmente convertidas en una familia de maravillosos seres humanos -en el área privada y humana, hace ya mucho tiempo que lo son-, emprenden el prólogo de su aventura, camino del aeropuerto de Barajas – Adolfo Suárez en Madrid, para desde allí coger un avión que las deje en la primera parada americana de su periplo: Chicago, la ciudad de Al Capone.

"Are you ready?"

“Are you ready?”

Es allí donde les espera la ‘burra’ que han alquilado al efecto. “No sabemos ni qué color tiene”, nos cuentan, pero es casi lo de menos. Lo importante es que su montura será una Harley Davidson que, más alta, más ‘espatarrada’, más moderna o más clásica, conocen a la perfección.

El itinerario marcado por Víctor Muntané en el mapa.

El itinerario marcado por Víctor Muntané en el mapa.

Tras degustar los atractivos turísticos que les depare la ciudad de los gángsters, pasarán por Springfield (también en Illinois) -sí, la cuna de los Simpson-, St. Louis, Joplin (ambas en Missouri) -no sabemos si habrá sesión con la difunta Janis-, Oklahoma City (Oklahoma), Amarillo (Texas), Santa Fé (Nuevo México), Holbrook (Arizona), Grand Canyon (Arizona) -el mayor monumento que la Naturaleza regaló al ser humano en forma de rojo paisaje pétreo en mitad del desierto-, Kingman (Arizona), el oasis del juego conocido como Las Vegas (Nevada), Victorville (California), y con final en la populosa y glamourosa Los Ángeles (California). Solo después consentirán Pura y Carol que las desmonten de su Harley para volver al barrio de Russafa, su barrio, las calles que llaman con todas las consecuencias su casa, donde se sienten felices, su auténtico sancta sanctorum.

Y todo esto lo viviremos desde aquí, desde estas páginas, en directo más o menos riguroso. Ellas en primera persona nos lo contarán y un servidor intentará trasladarlo a nuestros lectores con la mayor fidelidad posible. Empieza la aventura. Empieza ‘De Russafa a la Route66’. Mientras acabo de escribir estas líneas, me llega una foto: Ya están en el AVE que les lleva a la estación de Atocha. Mañana, a Barajas rumbo a USA…, y al Rock’n’roll. Ooooouh yeah!!! Buen viaje, amigas.

En el AVE, camino a Madrid. Qué ganas de llegar...

En el AVE, camino a Madrid. Qué ganas de llegar…


Tags assigned to this article:
aventuraRuta66

Related Articles

Las Vegas. Un oasis dorado en el desierto de Nevada

Encontrar una ciudad como Las Vegas enmedio de la nada, en pleno desierto de Nevada, se percibe en la Ruta66

El Gran Cañón del Colorado: Arte rocoso a 50 grados

Volvemos sobre nuestros pasos para detenernos en un paraje tan indómito como espectacular. Y es que el Gran Cañón del

Ruta 66: Santa Mónica…, y este cuento se acabó

No sabíamos, creednos, cómo acabar esta aventura que nos llevó por los Estados Unidos de Este a Oeste por, nos

1 comment

Write a comment
  1. Peg
    Peg 21 Agosto, 2016, 16:09

    You go girls! What a fabulous plan.

    Reply this comment

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*