Valencia Basket, Campeón de Liga ACB (87-76, 3-1)

Ya es una realidad. El Valencia Basket, en su 30 aniversario, se ha alzado con su primera Liga ACB tras vencer en el cuarto partido de la final ante un Real Madrid que solo se ha visto superado esta temporada por los taronja

El Valencia Basket lo ha hecho y, como ya es tradición en su haber de títulos -que ya empieza a ser considerable-, a lo grande. No hay muchos equipos que puedan decir que han conseguido un título ACB venciendo en el mismo Playoff a Barça, Baskonia y Real Madrid. El camino más difícil posible en la presente campaña ha llevado a los taronja a alzarse de forma brillante con el título de la Liga Endesa 2016-17. Tres equipos a los que, además, nunca había sido capaz de ganar en Playoff.

A pesar de lo logrado durante el Playoff de Liga Endesa, cuando el Valencia Basket se clasificó para la finalísima, otra vez los precedentes volvieron a salir a la palestra, hablándose mucho del 0-4 histórico contra el Real Madrid. Los blancos habían vencido, de forma consecutiva, a los valencianos en cuartos del Playoff de 1998 (3-1), en semifinales de 2007 (3-1), de 2015 (3-1) y de 2016 (3-1). Desde luego, aparte de la maldición blanca, la del 3-1 también pesaba.


Los hombres de Pedro Martínez han sabido cambiar el curso de la historia. Pese a su derrota en el primer partido (87-81), han logrado lo que ningún otro equipo esta temporada: vencer a los merengues los tres siguientes partidos: 79-86 en Madrid, 81-64 en Valencia y, también en la caldera taronja, un histórico 87-76 para ser campeón de Liga Endesa.

Y lo ha hecho con una auténtica apisonadora que desde el segundo cuarto se ha comido literalmente al Real Madrid, por no hablar de una épica segunda mitad en la que, entre otras cosas, han completado un parcial de 19-3. Al Real Madrid que toda Europa ha temido este año. Espectacular.

Y es que Pedro Martínez ha sabido poner en juego a todos -TODOS- sus hombres con unas rotaciones que han funcionado como un rodillo. Guillem Vives ‘resucitaba’ de su lesión con un triple en suspensión mientras un imperial Oriola recorría toda la pista para dejar 9 puntos seguidos que a la Fonteta le sentaron como un reconstituyente.

A los de casa no había quién los parase. El ‘capi’ Rafa Martínez colocó otro triple y el parcial creció al 12-0 para que, como con un muelle en semejante parte, saltaran Ayón y Llull del banco. Valencia Basket se iba de 10 y el partido, y con él la Liga, se marchaba. Aún seguiría subiendo la ventaja taronja antes de que los dos puntales madridistas salieran a la pista. Esa era la diferencia. El banco taronja no era echado en falta sentara a quien sentara. Los cinco del parqué lo hacían igual de bien. Y llegó la puntilla con un 2+1 de Vives y Oriola, de nuevo. 41-23 y la herida en el pecho merengue o hacía más que abrirse más y más. La Fonteta, en éstas, despedía a un bravo Vives como para que el chaval no olvide nunca que el esfuerzo ha valido la pena.

El Real Madrid sencillamente no estaba no se encontraba. No tenía tiempo porque mientras lo hacía, la marea taronja seguía a lo suyo y agrandando la avalancha de baloncesto. Algo que hacía tiempo que no le ocurría, provocándole un shock difícil de superar. Malas decisiones que dejaban el desacierto y el marcador hasta los 20 puntos de diferencia a favor de los locales. 26-3 de parcial, nada menos, pasándose del 17-20 al 43-23… y Dubljevic y San Emeterio, por si las dudas, se sumaban al festival de triples al acabar el cuarto.

Carroll hizo de tablón salvavidas volando para coger un rebote ofensivo… con Ayón y Llull incidiendo en ataque. 17 puntos (48-31) dejaba un halo de esperanza para afrontar una segunda parte a vida o muerte.

El tercer cuarto mostró el orgullo de un Real Madrid que intentaba recuperarse del doloroso 29-11 del segundo cuarto, la tercera mayor diferencia en un cuarto de la final. Pero tras un pequeño receso inicial, y aunque poco margen de mejora quedaba para Valencia Basket, los de casa salieron en busca de la excelencia, con un Sastre que volaba para mantener el nivel. Cinco puntos del alero abofeteaban al Real Madrid por si aún le quedaban fuerzas para reaccionar (53-31).

Con 22 abajo Pablo laso realizó un cambio defensivo poniendo el dibujo en zona 2-3. Algo había que cambiar y, tras esperar unos segundos por si éste se producía de manera espontánea, el técnico forzó el cambio persiguiendo un síntoma de mejoría.

Era entonces cuando los más de 8.000 corazones de La Fonteta hicieron su ‘trabajo’. Al Real Madrid no le salía nada. Ni los rebotes de Felipe o Ayón se convertían en canastas ni la pretendida magia de Rudy Fernández producía los efectos deseados. Llull siempre aparece, y así lo ha hecho, pero era demasiado lo que tenía que compensar. Demasiado alta la cima.

El Real Madrid se agarraba a su defensa para colocar un parcial 0-9 con el que se situó 67 a 56 al término del tercer cuarto. Algo aún podían hacer…, o eso creyeron.

Un triple de Diot marcaba el inicio del último cuarto volviendo a poner distancia en el marcador, pero el Real Madrid es el Real Madrid y Nocioni replicaba con otro. El legendario orgullo vikingo fue el que  hizo que los blancos se colocaran a 10 (73-63) a ocho minutos del final, dando la sensación de que iban a pelear hasta la extenuación. Un 2+1 de Llull dejaba la cosa en siete puntos. Pero delante estaba un equipazo que no lo iba a permitir.

Dos acciones del pívot en el poste bajo y dos triples fallados por Nocioni y Llull daban un respiro al agobio local. Pero fue Pedro Martínez el que despertó de la fantasía a los suyos para que fueran capaces de leer correctamente el momento: leer la defensa rival y atacarla con eficacia.

Pero el Real Madrid ya estaba a seis puntos (75-69) gracias a la proverbial puntería de Carroll. Momento delicado que se agravaba con la duda en el tiro de Sastre. Y llegó el bálsamo de Sato con un triple. Benditos tres puntos. El triple cayó como una losa en el lado merengue.

Las siguientes jugadas volvieron a evidenciar malas selecciones, malas decisiones, en el lado merengue. Y si a eso añadimos el papel imperial de Dubljevic, cuya figura se agrandó hasta convertirse en acreedor claro al MVP, La Fonteta acabó con el poco empuje que le quedaba al equipo capitolino.

Carroll, Llull y Taylor fallaban sus tiros acercando más el titulo a un conjunto valenciano que lo sintió como propio cuando Sato voló como un adolescente para machacar el aro del Real Madrid. Apoteosis. El telón bajaba con el 83 a 71 como epílogo de una final para la Historia.

Atrás queda el silencio con el que estos jugadores volvieron de la Copa del Rey. O el doloroso final de una Eurocup que pudo ser y no fue. Porque se acababa de dar una lección de baloncesto a los que venían por la acera contraria, tras ganar esa misma Copa del Rey y una Euroliga nada menos. Se les ha pasado por encima por méritos y fuerza propios. Héroes taronja que trabajan, creen y se divierten siendo, sencillamente, los mejores.

Bojan Dubljevic, MVP

El pívot del Valencia Basket, Bojan Dubljevic, ha sido escogido MVP del Playoff Final de la Liga Endesa. Con un promedio de 13,5 puntos, 7,2 rebotes y 17,5 de valoración, el montenegrino lideró a los suyos hasta el mismo cielo. ‘Dubi’, como se le conoce en La Fonteta, es el alma del equipo, integrado en el grupo y en la ciudad como si de un valenciano más se tratara. Para las hemerotecas, lo que ocurre tras un gran partido cuando coge el micro y se coloca la gorra con la visera atrás.


Tags assigned to this article:
campeón de Liga ACBValencia Basket

Related Articles

El Valencia CF vuelve a decepcionar pese a tenerlo casi hecho (3-3)

Parejo, torpe y apático durante todo el encuentro, falló un penalti con 2-3 apenas unos minutos antes de que Osasuna

Pako Ayestarán, presentado en un acto de hora y media

La presidenta del Valencia CF, Layhoon Chan y el director deportivo Jesús García Pitarch han presentado esta tarde a Pako

El primer triatlón de montaña de Cofrentes reunirá a 250 participantes

La inscripción de la prueba ha alcanzado los 250 participantes y se tuvo que cerrar con antelación al alcanzar el límite previsto por la organización. Las categorías son individual, parejas y equipos de cuatro.La prueba combina carrera a pie, bicicleta de montaña y kayak. Constará de un primer…

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*